domingo, 27 de noviembre de 2016

Me da pena.



Me da pena. Me da pena que después de 4 años tenga que despegar este post-it de mi armario y tirarlo a la basura. Me da pena. Pero ¿sabéis? Esto es lo que menos pena me da de todo y, de forma metafórica, lo que más me duele. Porque sí, tiro este post-it, pero con ello tiro sueños, tiro ilusiones, tiro planes, tiro mensajes compartidos, tiro muchas de las mejores vivencias de mi vida, tiro sueños hechos realidad, tiro casi una vida.

Me da pena terminar con algo que a significado tanto para alguien, y tan poco para otros. Me da pena acabar con algo de forma tan simple y a la vez tan dolorosa. Me da pena que algo que pensaba que duraría un mes, se haya esfumado en eso, en cuestión de un mes. Me da pena obligarme a no sentir todo aquello que sentía, todo aquello que sentíamos (o, a veces, al parecer, decíamos sentir). Me da pena que ya no puedas copiar aquellos actos bonitos que yo hacía y que, en su momento, hacías solo por corresponderme. Me da pena que mucha gente nos tuviera envidia por "nuestra larga relación" cuando al final hemos acabado de estas maneras.

Me da pena dejar en el olvido todos aquellos recreos juntos, todas aquellas tardes en tu casa (ya fuese porque estabas malo o porque era "lo que mejor venía"), todas aquellos días de película; fuera en el cine o en casa, todas las comidas y cenas juntos aunque fuesen lo más caseras posibles, todos los cumpleaños celebrados, todas las noches en las que hacíamos skype porque no podíamos quedar, todos los polvos (sí, ¿por qué no?). 

Me da pena todo lo que podríamos haber seguido siendo y lo que ya no seremos nunca más.


Me da pena. Me da mucha pena. Pero como tú mismo has dicho, "hasta otra".

sábado, 5 de noviembre de 2016

Sensaciones.


¿Nunca habéis tenido esa sensación? 

¿No os han pasado cosas en sueños que afectan a vuestro día a día?


Llevaba años que, sin ningún problema, podía controlar los sueños. Pero ahora, simplemente, no. Pero no os quiero hacer ilusiones sobre este tema, porque lo que quiero compartir es esas sensaciones que pasamos a veces en la realidad por culpa de los sueños.


¿No os ha pasado eso de tener un sueño que nunca habías imaginado con personas de tu alrededor?


Os explico: hoy mismo he tenido un sueño (I had a dream, ¿no?). El sueño era normal hasta que de repente ¡pluf! he acabado besando a uno de mis mejores amigos. ¿De verdad no os ha pasado? Vale. Pues también he soñado que besaba al compañero de clase que más odiaba. ¿Tampoco? Pues simplemente, piensa en si has tenido algún sueño con "más que amistad" con un conocido. ¿Eso sí?

¿Sabéis esa sensación de no saber los sentimientos que tienes hacia una persona? Pues eso es lo que nos hacen los sueños a veces, crearnos confusión. Creemos tener todos nuestros sentimientos controlados en nuestra vida y no, nos damos cuenta de que no.

¿Pero sabéis lo peor? Lo peor es esa sensación de no saber cómo comportarte cuando ese mismo día tienes que verte cara a cara con el protagonista de tus sueños. ¿Darle dos besos mientras piensas en el único y profundo beso que le diste en el sueño? ¿Reírte con él obviando ese no orgasmo que tuviste con él esa noche?



Odio y adoro tanto a los sueños y a las sensaciones que nos dan, que de verdad a veces pienso que debería vivir siempre dentro de ellos.

viernes, 8 de abril de 2016

.....................................................'Oh Captain! My Captain!.'.....................................................


“Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente;

 quería ‘sacarle el jugo’ a la vida.

 Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, 

no descubrir en el instante de mi muerte que no había 

vivido”.




El club de los poetas muertos.

miércoles, 17 de febrero de 2016

'Como locos'.




"Creía que lo entendía, que podía asimilarlo, pero no, no del todo, solo el borrón que dejaba... El rastro de ansiedad contenida y semipreciosa que dejaba. No supe ver que a veces sería más que el todo, que esa totalidad era una idea más bien lujosa, porque son las mitades las que te parten por la mitad. No lo sabía, no conozco los pequeños detalles: los escabrosos detalles sobre tí y los escabrosos detalles sobre mí."

sábado, 9 de mayo de 2015

Punto y coma.

Los humanos no somos iguales y por eso competimos entre nosotros; eso es algo que no podemos cambiar.

jueves, 8 de enero de 2015

'Que estoy sola en medio de un montón de gente.'

Miles de persona han pasado por tu vida, ya sea de forma fugaz o duradera. Miles de personas aparecen en tu vida y te la ponen patas arriba, o te la cambian, o dejan su huellita o simplemente, pasan de manera esporádica. Miles de personas te influencia de mayor a menor intensidad. Miles de personas vienen y van en vidas de otras miles de personas.

De esas miles de personas que han pasado por tu vida, solo permanecen unas cuantas o unas pocas, simplemente. Son esas que están pero no están. Por ello son las personas que 'vienen y van', no de forma física pero sí psíquica. Dicen estar pero a veces desaparecen un corto tiempo, una temporada o para toda la vida. 

Lo peor, lo que más duele, lo que más afecta; es que de esos pocos que están y no están, de esos que vienen y van mentalmente; solo un par se preocupan de verdad por tí. Se preocupan pero también directa e indirectamente te muestran afecto, te quieren. Están ahí. Están cuando miles de personas te han olvidado y te han dejado pasar, están en el momento bueno y en el malo; a pesar de todo, están intentando levantarte en tus peores días y alegrándote más en los mejores. Y es que están cuando ni siquiera tú quieres estar.
Se mantienen a tu lado mientras te mantienen a tí en pie. 
(Y parece increíble hablar tan bien de esta gente cuando ni yo misma la he encontrado.)

Ser sin ser, queriendo (y pretendiendo) serlo.

Soy una puta cobarde disfrazada de una valiente que no soy, ni he sido, ni seré. 

Soy una puta invisible sin un disfraz que la oculte más. 

Soy una puta desorientada que cada vez está más perdida. 

Soy una puta débil aunque me vista de alguien "medianamente" fuerte. 

Soy una puta depresiva aunque no tenga los huevos suficientes para admitirlo. 

Soy tantas cosas malas que a veces ni siquiera 'soy'.